Baby take away. Harold´s Fried Chicken

Desde que Momotaro decidió demostrar que odia los lugares cerrados y que le encanta cantar La Traviata cuando se aburre, hemos aceptado que nuestras salidas a comer fuera se han convertido en comprar comida preparada durante su paseo. Si lo unimos a que solo a nosotros se nos ocurre meternos en obras con un bebé de 5 meses y que los amigos que sí se van de vacaciones decidieron ilustrar su facebook con las fotos de las copias de KFC que han encontrado en sus periplos gastronómicos, pasar por pura casualidad por la puerta de Harold’s fue una maniobra del destino.

harolds2

Harold’s Fried Chicken, beer and bourbon since 1959, Loisisana. ¿En serio? A nosotros nos parece más bien un pequeño restaurante montado por un par de emprendedores con poca inversión y muchas ganas en Chamberí para copar el pequeño resto de clientela universitaria de take away casero que dejan las hamburguesas del Don Oso. Si alguno de sus dueños o clientes habituales sabe seguro de dónde proviene Harold’s agradeceríamos que nos lo comentara. Porque por más que hemos buscado en Internet no encontramos ninguna casa madre de este restaurante en Nueva Orleans y no podemos pensar que sea una franquicia, y eso nos gusta.

harolds3

El caso es que con su Packet Harold’s (2 piezas + 3 atrios + 3 Wings + 1 complemento) por 6,95 € comen dos personas la mar de bien. Es cierto que las tiras de pollo dejaban entrever un saborcillo a caducado detrás del marinado (que para ser noche de festivo en agosto en Madrid estaba casi justificado), sin embargo, no les quedaban piezas de pollo y ahí sí que se pusieron a elaborarlas al momento en vez de ponernos doble de alitas y pudimos confirmar que recién hechas están muy buenas, con un sabor casero (como cuando haces pollo estilo Kentucky en tu casa) y un color y un crujiente mucho más natural que el del KFC. Además su mezcla de especias es de mucho más fácil digestión y no huele demasiado fuerte, cosa que a los que vivimos en un barrio donde el alimento de la mitad de la población es el pica pollo nos revolvería las tripas recordando el olorcillo que sube desde la calle los sábados por la noche.

harolds1


GIF outlet 500x500

El local es un ejemplo perfecto de que la decoración industrial se inventó en tiempos de crisis para ahorrar en la reforma. Tanto, que hay más dinero invertido en bombillas retro de filamento que en pintura, lo que lo hace bastante oscuro. No es el mejor local para ir con bebés a comer (aunque el carrito entra perfectamente porque es amplio y sin escaleras) pero no debe ser malo para esperar mientras te ponen la comida porque Momotaro se lo pasó genial bailando en brazos de papá mientras nos la preparaban. Es lo que tiene este niño que en cuanto hay chicas alrededor saca todo su encanto (es un hecho comprobado).

Por lo demás, buena atención al cliente: tuvieron la amabilidad de advertirme que la salsa Harold’s estaba elaborada con Bourbon, aunque cocinada, por si estaba aún amamantando a Momotaro, y siempre se agradece que se tenga en cuenta la lactancia para las que luchamos por normalizarla, porque a partir de los cinco o seis meses la gente se suele pensar que el niño puede tomar de todo directamente, vamos que en muchos sitios le hubieran puesto una botella de Bourbon para él solito. Por cierto, los perretes del barrio pueden saciar su sed en la puerta donde les han dejado un cuenco de agua para que no desfallezcan mientras sus amos le dan al pollo frito.

Harold´s Fried Chicken
Calle Donoso Cortés 58, Madrid. Metro Islas Filipinas (Línea 7)
Relación calidad-precio: buena

Vegaoo.es - disfraces a precios baratos baratos

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.