Probamos Calenduflor Baby

Hace unos días nos llegó un paquete con un regalo de Mamá natura (Dhu). Un paquete de toallitas y una crema para pañal de la línea Calenduflor Baby. Hoy os contamos nuestra experiencia tras unos días de mucho uso.
Calenduflor

La parafarmacia en casa

No sé si es cosa mía pero desde hace dos años, los que llevamos de embarazo y crianza, nuestra casa parece una parafarmacia. Las estanterías son como un display de cremas para el pañal y colonias de bebé que no usamos. Sobre todo cremas… en todos los formatos y tipos. ¿Aluien podría explicar a los familiares que los cosméticos infantiles no son un regalo original y que solo con las muestras ya tienes cubiertos todos los años de pañal?
Y desde que nació Momotaro no hemos comprado un solo producto de este tipo. No porque estemos usando los de nuestro escaparate de parafarmacia sino porque con un bote de aceite de almendras que usé yo durante el embarazo para evitar las estrías y un tubo de crema de caléndula de Weleda que tenía en casa hemos tirado un año sin mayores problemas.
Por eso ahora que se nos estaban acabando y desde Madresfera me propusieron probar Calenduflor me pareció el momento perfecto. Evitaba usar cremas que no me dan confianza y comprar una nueva teniendo una colección en casa. El resultado es tan bueno es que ya no me merece la pena probar más porque con un bote de Calenduflor creo que tenemos todas las irritaciones solucionadas. Y eso que ha tenido una prueba de fuego: semana con erupción de dos dientes y diarrea. La verdad es que hasta el momento en estas situaciones más complicadas sí habíamos tenido que recurrir a cremas con ingredientes menos deseables porque nuestra crema de caléndula no era suficiente pero esta vez ha sido dársela un par de veces y como la seda.
A lo mejor también afecta el limpiarle con las toallitas de Calenduflor que también llevan caléndula pero lo dudo porque siempre le pasamos un algodón con agua limpia después. No sé a un bebé pero a mi no me gusta que me queden restos de jabón después de bañarme y al final todas las toallitas tienen productos añadidos que prefiero quitarle. Especialmente si, como estas, llevan phenoxyethanol. De recién nacido tuvo un sarpullido la primera vez que usamos toallitas húmedas y hemos estado sin usarlas hasta que aquello empezó a tener una consistencia y tamaño difíciles de quitar solo con agua y algodón .
El caso es que la crema Calenduflor sí nos ha venido de perlas esta semana y por su composición es mucho más acordes a nuestros hábitos de higiene que las que tenemos almacenadas en casa.

Puntuación de los productos Calenduflor

Estas son las características a reseñar que nos han pedido desde Mamanatura:
-Olor: no es precisamente su punto fuerte. A mi me resulta muy ácido. Especialmente el de las toallitas y eso que llevan perfume. (2 puntos)
-Textura: en el caso de las toallitas están en un buen término medio (ni molestan al tacto ni son demasiado suaves como para arrastrar bien la suciedad) además no se rompen con facilidad. La crema es muy untuosa lo que la hace mucho más agradable que las pastas al agua. (4 puntos)
-Calidad: La crema calma rápidamente las irritaciones y deja la piel suave y seca al absorberse muy rápido. No deja una plasta con intención de aislar la piel del pañal y de un cambio a otro no quedan restos (5 puntos) . En la toallitas siempre se echa de menos un paquete con tapa rígida para evitar que se sequen. Sin embargo la pestaña pega bastante bien y hasta el momento no se ha quedado inservible como nos ha pasado con otras marcas que después de unos cuantos usos ya es imposible cerrarlas. (3 puntos)
-Composición: la lista de ingredientes de la crema es bastante corta y eso da confianza. Aunque con los cosméticos nunca sabes seguro qué es qué y si puede ser perjudicial. Yo siempre creo que la piel es sabia y cuando algo no le gusta te lo dice a gritos. Ambas llevan extracto de Caléndula que ayuda a un calmar y evitar irritaciones en la piel pero en las toallitas es solo un anecdótico 0,5%.
Además las toallitas tienen phenoxyethanol. Esta sustancia se usa muy a menudo en los cosméticos como conservante sustitutivo de los parabenos. Pero sigue siendo una sustancia tóxica que se absorbe por vía oral y dérmica y que está prohibida en países como Francia en productos destinados a menores de 3 años y que en España se usa, lamentablemente, de forma habitual en las toallitas húmedas para bebés. (Por lo que tenemos que puntuarlas con un 1 y esperamos que sirva para que la marca retire este ingrediente de la composición).

Vegaoo.es - disfraces a precios baratos baratos

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.