Flysch con niños. Cómo visitar los escenarios de Juego de Tronos con facilidad

  • Processed with VSCO with  preset
    Processed with VSCO with preset
  • IMG_20180728_002534_850

Hoy voy a aprovechar el blog para contaros las diferentes formas de visitar los Flysch con niños sin que nos resulte imposible. Y una ruta facil que nos soplaron en nuestra visita al geoparque de la costa guipucoana.

Las últimas vacaciones las pasamos cerca de Zumaia. Como vamos con el pequeño ferroviario nos hacía ilusión llevarle al Museo Vasco del Ferrocarril en Azpeitia (plan del que os hablareen breve) y pasar luego unos días visitando los Flysch, unas formaciones geológicas impresionantes que se extienden de Zumaia a Mutriku. Con secuencias de estratos a modo de milhojas, formados durante miles de años, en los que se alternan capas de material duro (calizas y areniscas) con otras blandas (margas y rocas arcillosas). Los movimientos de la tierra a lo largo del periodo cretácico hicieron que muchos de esos estratos, originalmente horizontales, adoptasen una disposición vertical.


Existen varias formas de visitarlos.

Flysch con niños en barco

La más sencilla es coger un barquito que sale del puerto de Zumaia y que durante una hora te lleva por toda la costa para que puedas hacer fotos y difrutar del paisaje desde el mar con la explicación de un guía experimentado. Podéis reservar la visita aquí. Aunque por unos 8 euros es la opción más cómoda, no es apta para aquellos que nos mareamos en cuanto nos subimos a una colchoneta en la piscina. Ni, pos supuesto, para familias con niños pequeños. No me quiero imaginar tener que lidiar con una rabieta en alta mar de un niño de ddo años que de pronto decide que no le gusta el barquito y se quiere bajar. Totalmente descartado para nosotros.

Flysch con niños por el GR-121

Existe una ruta GR que va desde Zumaia a Deba bordeando la costa y pasando por varios puntos de interés y miradores desde donde observar las rasas mareales. El camino es bastante sencillo si estáis acostumbrados a andar y aunque en algunas zonas hay bastante desnivel no suelen ser trayectos largos cuesta arriba. Además se puede dejar el coche en uno de los dos pueblos y hacer la vuelta en EuskoTren (el tren de cercanías cuyo precio de ida es de 2,50€). Pasa cada hora y el trayecto dura unos 15 minutos. Por tanto con niños mayores creo que se podría hacer sin excesivos problemas. Aunque con un niño sin capacidad de andar mucho trayecto o de aguantar el porteo la opción también esta descartada. Tened en cuenta que la ruta bordea todos los acantilados y en muchas zonas no hay cobertura.

Flysch con niños desde Itxaspe

Una opción que nos planteamos es coger el camino que sale de Itxaspe (junto al camping) y que conecta con la ruta habitual, GR121. El problema es que es un camino muy empinado entre árboles y, incluso en verano, suele estar muy húmedo y resbala mucho aunque vayas con calzado de montaña. Y teniendo que llevar al niño en la mochila no nos queríamos arriesgar a caernos. La forma de llegar es coger el desvío a Itxaspe que hay en la carretera nacional 634 a la altura de Itziar y seguirla hasta el final. Nos encontramos el Camping Itxaspe (desde cuya terraza hay unas vistas impresionantes) y un pequeño parking. Justo allí sale el camino y tenemos un cartel con información de la ruta.

Flysch con niños desde Sakoneta

La opción más sencilla y la que nosotros escogimos, gracias a las indicaciones del personal del camping Itxaspe, es visitar la Rasa Mareal de Sakoneta acercándonos los mas posible a ella en coche. Para hacerlo hay que coger el desvío Itxaspe que está en la carretera nacional 634  a la altura de Itziar. En vez de seguir la señal de Geoparque que indica Sakoneta, cogemos el desvío al Hotel-Agroturismo Txerturi Goikoa a la derecha. Pasamos el hotel. La carretera (pequeñita) discurre primero en paralelo a la autopista durante un rato y luego baja. Encontraremos un desvío que marca varios caseríos (los podemos ver encima de una loma en el lado derecho). Nosotros seguiremos bajando hasta encontrar el paso a nivel del tren. Aquí hay un pequeño recodo para dejar el coche y debemos seguir andando. El camino está asfaltado hasta llegar a una casa que dejaremos a la izquierda. Después debemos cruzar una valla (con puerta -no creáis que nos gusta el allanamiento-) y el camino deja de estar asfaltado. Veremos la rasa mareal justo enfrente. Para acceder a ella podemos tirar recto bajando una colina o seguir el camino a la derecha hasta el GR-121 y aprovechar para visitar uno de los miradores cercanos. No se tarda más de 20 minutos en bajar (algo más en subir, obviamente porque hay bastante pendiente).

Flysch con niños desde la playa

La última opción y, por supuesto obligatoria aunque realices cualquiera de las otras, es acercarte a las playas de la zona en las que mejor se pueden ver los Flysch: La de Zumaia (famosa por ser uno de los escenarios naturales que sirvió para recrear Rocadragón en Juego de Tronos), Mutriku y Santurrarán, son las más accesibles. Además en Zumaia tenemos algunas plazas de aparcamiento libre y gratuito en la zona de edificios nuevos a la derecha de la ría, junto a la vía del tren. Algo que es importante interesante teniendo en cuenta que en esta localidad en los meses estivales casi todo el aparcamiento es exclusivo para residentes.

Síguenos para acceder a contenido exclusivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Alejandra López Gómez
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://colorsandia.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola