El laberinto, el columpio y la casita del árbol. Cómo dar ejemplo y mantener limpias las zonas infantiles

¿Hay algún juguete soñado que te hubiera encantado tener de pequeño. Los tres grandes mitos de mi infancia son al aire libre: el columpio en el árbol, la casita en el árbol y el laberinto gigante. Pues el pasado verano estuvimos en un area recreativa en pleno bosque riojano que los tiene los tres: el Carrascal.

Casita en el árbol de El Carrascal
Por fin me quité la espinita del columpio en el árbol, la casita en el árbol y el laberinto en el Area recreativa del Carrascal en Villarroya (La Rioja). Se trata de una zona para pasar el día en familia enclavada en un bosque de encinas que se alzan majestuosas en el camino de Arnedo a Cornago que es ineludible si estáis haciendo ruta por los castillos de la zona. De castillo a castillo y tiro porque me toca.
Él área del Carrascal tiene mesas y sillas para comer, un par de asadores para hacer barbacoa, una zona cubierta por si llueve, una fuente y una zona de columpios de madera. Pero lo que la hace, a mi gusto, destacable es tener tres de los mayores mitos de mi infancia: la casita en el árbol, el columpio que cuelga de una rama y el laberinto.

Columpio de El Carrascal

El columpio y la casita en el árbol

La casita en el árbol es realmente una atalaya encaramada a una enorme y vieja encina a la que se puede acceder mediante una rampa de madera. Jugar allí a los castillos después de las antiguas fortalezas que se pueden ver en sus alrededores es el mejor colofón a la visita. El árbol da para mucho. De una de sus ramas más bajas cuelga el columpio: recio, robusto, majestuoso como el árbol que lo acoge. Es genial poder emular a Heidi columpiándote de esa rama en medio del campo.

Laberinto del El Carrascal

El laberinto

Pero el verdadero atractivo del Carrascal es el laberinto gigante. Es un laberinto para perderse de verdad. No uno de esos de setos a la altura de la rodilla por los que acabas saltando para llegar al centro. Está formado por troncos de madera bien altos para que no puedas hacer trampa. Sin embargo es muy seguro. Cada camino equivocado acaba desembocando en la parte exterior para que no perdamos a ningún niño dentro. Y los troncos tienen suficiente separación para vernos entre ellos si nos separamos. El juego está en tomar el camino correcto para llegar al centro del laberinto pero sin tener que luchar contra el minotauro… O si… todo depende de la imaginación que le echemos… Y volver a salir haciendo el mismo recorrido a la inversa. ¿No es un plan súper divertido?

Laberinto del El Carrascal

Cómo dar ejemplo y mantener limpias las zonas infantiles

Pues lo sería aún más, y aquí sí me pongo seria, si este área recreativa estuviera limpia. Con esto no me estoy quejando de de los ayuntamientos, de las brigadas de limpieza ni de la falta de papeleras… que hay unos contenedores bien grandes a la vista para que los usemos. Me quejo de que los usuarios somos unos auténticos cerdos y enseñamos a nuestros hijos a ser auténticos cerditos. La zona infantil estaba llena de plásticos de caramelos y golosinas… Sin entrar en el debate de cuánta de esta basura (porque además del envoltorio la basura va por dentro) comen nuestros hijos… Que merecería post aparte…
No me vale la excusa de que los niños, son así de descuidados, que lo tiran todo al suelo. Eso no es así. A los niños les divierte por norma general tirar las cosas a la papelera, si las tiran al suelo es solo porque están copiando una conducta nuestra. Y si lo hacen tengamos las narices de decirles que lo recojan o hacerlo nosotros. En nuestra mano está no dejar los sitios peor de lo que los encontramos.

vistas desde la casita en el árbol de El Carrascal
Y en nuestra mano está dejarlos mejor. Porque está muy bien quejarse pero si llegas a un sitio que está lleno de basura no te limites a quejarte y límpialo. No te vas a morir… te lavas luego bien las manos y punto. No me costó más de 15 minutos recoger todos los papeles de la zona de columpios y llevarlos a un contenedor. Pero ya me ha pasado un par de veces que la gente me mira mal cuando me ve recogiendo la basura para tirarla en su sitio. El verdadero problema es que estamos enseñando a nuestros hijos a que no es un cerdo el que tira basura y sí lo es el que la recoge. Enorme error: porque el problema no está en tocarla sino en que se queda en el suelo para que sean ellos quiénes, sin saber lo que están haciendo, la toquen o se la metan en la boca. Si vas a un sitio, especialmente si es una zona infantil, y te llama la atención lo sucia que está… Por favor, límpiala. Les puedes evitar un problema a tus hijos y además das ejemplo. Como preconiza @oh.mamiblue #alamierdaconlamierda #cleanthefuture

Síguenos para acceder a contenido exclusivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Alejandra López Gómez
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://colorsandia.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola