Ricas torrijas de la casa

Si tenéis pensado pasar la Semana Santa en Madrid hay un sitio por el que no podéis dejar de pasar. La Casa de las Torrijas. Pasando desapercibida en pleno centro en una callecita escondida del tumulto y los turistas, esta tasca castiza que se mantiene cómo si el tiempo no hubiera pasado en el último siglo, nos invita a hacer un alto en el camino y un homenaje a la tradición y tomarnos una torrija y un vasito de vino dulce, como hacían nuestros abuelos por estas fechas.

Sus torrijas, para qué vamos a engañarnos, no son las mejores del mundo, porque las mejores, como todos sabemos, son las de mi madre. Pero sin duda son las más dulces y más borrachas que hemos probado en jamás, y si ya las acompañamos de un vinito, como Dios manda, puedes salir de La Casa de las Torrijas tan mareado que los espejos del Callejón del Gato te parezcan planos. Ahora le encuentro más sentido a lo de “llevar una torrija encima” cuando va uno ciego.
Lo del vino no es casualidad. Porque según reza el espejo de la pared, La Casa de las Torrijas pertenecía, en tiempos, a Luis Montón, autodenominado “el as de los vinos” (si este señor no era nacido en Madrid lo disimulaba muy bien) creador de las marcas de vino “el viejo”, “el anciano” y “el anciano rey”, -y es que ya se sabe lo que se dice del vino, así que mejor que quede claro hasta en el nombre-, y que también regentó la tasca El Anciano Rey de los Vinos, otro clásico madrileño en el que aún podemos comer en la calle Bailén 19.

Este señor, que durante la República, tuvo que prescindir de su “título nobiliario” para evitar “perder el trono”, estaba totalmente dedicado a la pareja vino-torrijas que era el plato estrella de sus tabernas. Aunque el futuro ha sido más dulce con El Anciano Rey de los Vinos que con La Casa de las Torrijas, porque, paradójicamente, la primera acabó variando su oferta con platos salados, y sus actuales dueños la han modernizado y adornado con una enorme terraza de verano. La segunda, sin embargo, ha quedado aislada en una callecita poco transitada, anclada en el tiempo sin variar un ápice de su imagen original y ofreciendo torrijas y vino dulce para los golosos con las misma receta desde 1909 (que en poco tiene que ver con las de leche a las que estamos acostumbrados) y cañitas y tapas para los “salaos” como lo ha hecho toda la vida a un precio más que asequible. 1,30 € la torrija, 1,20 € el vinito . Y quizá sea eso lo que la hace aún más recomendable en estas épocas.


Ver mapa más grande

La Casa de las Torrijas
Precio: 1,30 € la torrija, 1,20 € el vinito
Calle de la Paz nº 4, Madrid
Metro Sol (líneas 1, 2 y 3)
Cercanías (líneas C3 C4 y C8)

Vegaoo.es - disfraces a precios baratos baratos

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.