Escapada familiar. Bocairent: cien lugares en uno

Cuando estaba embarazada de Momotaro nos fuimos de vacaciones. Sé que es una frase que suena rara pero por unas cosas o por otras llevábamos bastante tiempo sin irnos de vacaciones… solos, varios días más de los que supone una escapada deprisa y corriendo, sin tener que trasladar toda la oficina al lugar de “descanso”. Elegimos Bocairent por pura casualidad, estaba en el interior pero cerca de la playa por si en algún momento nos apetecía ir y habíamos encontrado un alojamiento que nos parecía agradable y que podía cumplir nuestras expectativas. Después de haberlo elegido nos enteramos de que estaba considerado uno de los pueblos más bonitos de España, cosas de la vida…

bocairent con niños

Como todo lo que haces cuando te dicen que vas a tener que encargarte de entretener a un niño de un momento a otro, íbamos apuntando cuáles serían las actividades más divertidas cuando Momotaro ya supiera andar y correr y saltar. Lo que nunca pensábamos es que pudiera haber tantas en un sitio tan pequeño.

 

Cuesta arriba, cuesta abajo…

El casco antiguo del pueblo está colgado de una colina (tiene gracia que se hable tanto de las casas colgantes de Cuenca cuando podría jurar que en Bocairent son más y cuelgan más). De hecho, os invitamos a que lo diviséis por primera vez viniendo de Ontinyent y no en sentido contrario ya que la vista de la zona nueva no le hace ninguna justicia. Obviamente, no es apto para personas con movilidad reducida pero si vais con niños a los que queráis cansar y ver dormir como angelitos es un lugar genial. Existen muchos atajos para poder llegar a casi todas partes por zonas más llanas. Pero si tus hijos son como el conejito de Duracell logarás agotarles las pilas. Sobre todo si les pones a hacer el recorrido de las fuentes (en la edad media los habitantes de Bocairent se dedicaban a teñir tejidos y toda la villa estaba llena de saltos de agua de los que aún se conservan numerosas fuentes). Cualquier rincón del casco antiguo de Bocairent es precioso y por más que subes y bajas es un laberinto en el que siempre encuentras un tesoro nuevo.

bocairent con niños

 

Les Covetes dels Moros.

Son unos agujeros con bóveda interna excavados en un cortado de roca espectacular y que se suponen asentamientos antiguos aunque nadie está muy seguro de la época en la que se llevaron a cabo. El caso es que algún loco con un pico y mucha gracia se dedicó a hacer conexiones de una a otra de forma que se ha formado un laberinto divertidísimo de visitar. Se puede hacer un recorrido más fácil y otro más complicado y aunque el guía (un tipo genial que nos estuvo contando más secretos de la zona) está al acecho por si te pierdes, no te indica por dónde tienes que ir; así que el recorrido puede hacerse más largo de lo que te esperas. Durante toda la ruta no pude evitar pensar todo el rato en lo bien que se lo habría pasado Momotaro si hubiera sido mayor que una ranita de  15 cms dentro de mi útero.

 

Las casas medievales.

Otra de las actividades que nos pareció muy divertida para enseñar historia a los niños es visitar una zona en la que se han sacado al descubierto las ruinas de las antiguas casas medievales y se puede ver claramente sus diferentes habitaciones y por donde pasaba el agua corriente de cada una (la suerte de ser un pueblo con tanta agua es que la tienen encauzada desde la Edad Media). La entrada es gratuita durante todo el día y puedes pasar allí el tiempo que quieras. Incluso sin niños,hubiera repetido la visita eternamente… como si entrara en una casita de muñecas.

bocairent con niños

 

La cava.

Sin duda otra de las visitas más educativas en Bocairent es aprender cómo se mantenían los alimentos antes de que existiera la luz eléctrica visitando un pozo de nieve que se encuentra en el mismo pueblo. Para los peques, sólo ver cómo ha cambiado de aspecto una nevera tiene que ser impresionante. Si, como a nosotros, os llaman las curiosidades de la historia, el leer los documentos antiguos sobre las transacciones de nieve os dejará encantados a los mayores.

 

El Pou Clar.

Y como por arte de magia a un lado de la carretera que va de Ontinyent a Bocairent existen las piscinas naturales más bonitas que hayamos visto jamas. Dejas el coche en un aparcamiento superior pensando que encontrarás cualquier charco inmundo y los ojos se te van poniendo como platos según bajas y una tras otra aparecen unas pozas excavadas en la piedra, de agua azul turquesa impoluta. Tan anonadados nos quedamos que el primer día bajamos solo el primer tramo hasta la primera poza grande y nos quedamos allí. A última hora nos dio por seguir andando y descubrimos que había una última poza en un nivel inferior a la que el agua cae por una pequeña cascada. Esta última tiene buen tamaño y además el suelo no es de piedra por lo que no resbala y es mucho mejor para bañarse sin miedo. Además está rodeada de un bosquecillo en el que podéis hacer un pequeño picnic sin que el sol os queme y echar el día al aire libre. Sin duda, es uno de los secretos mejor guardados de la zona y merece la pena ir entre semana cuando solo se acercan unos cuantos jubilados a primera hora.

bocairent con niños

 

Visita al Molí de Pep Joan.

Esta ruta es compleja y aunque se puede hacer más corta, saliendo y volviendo a la carretera que va a de Ontinyent a Bocairent, también se puede recorrer teniendo el pueblo como punto de partida y llegada. El Molí de Pep Joan es un molino antiguo derruido pero de gran tamaño que conserva una gigantesca rueda metálica. Por desgracia, el acceso es muy difícil y hay que mirar muy bien dónde pisáis. Hay que estar preparado para llenarse las piernas de arañazos de zarza para entrar en él, que desde el camino parece un simple muro semiderruido tapado como está por la maleza. Sin embargo, los únicos otros turistas que vimos durante la ruta llevaban un bebé de pocos meses en una mochila de montaña así que si sois expertos en porteo montañés os parecerá una ruta asequible. Además a la vuelta vimos una cierva con sus crías muy cerca del camino. Más bucólico imposible.

bocairent con niños

 

Y esto fue lo que nos dio tiempo a ver a nosotros en nuestra semana de estancia pero hay mucho más: la subida al Sant Crist, el Monasterio Rupestre, la iglesia de Nuestra Sra de la Asunción, las ermitas del casco antiguo, la plaza de toros medieval, Covetes del Colomer, rutas por la sierra de Mariola, la ruta mágica… Vamos que al final no bajamos a la playa porque nos olvidamos por completo de lo que era el mar.

Podéis leer más opiniones y preparar vuestras vacaciones en Tripadvisor o Atrápalo

Bocairent. Valencia. España
Carretera CV-81 Ontinyent-Villena Km. 27
Zona: monte bajo cerca de la costa y la Sierra de Mariola

Vegaoo.es - disfraces a precios baratos baratos

You may also like...

1 Response

  1. 9 Abril, 2017

    […] el verano y toca cargar con la silla de paseo de tu hijo. ¿Te has planteado llevarla de viaje? ¿Quieres meterla en el avión como equipaje de mano?¿Vives como nosotros en un quinto sin […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.