Fondue china en un restaurante de diseño industrial

  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china Olvido 46
  • restaurante fondue china O

No hay nada que nos guste más que encontrar sitios nuevos para comer. Si además son originales, internacionales, están bien de precio, son bonitos (ahí nos sale la vena profesional) y son accesibles con niño podemos considerar el hallazgo un verdadero éxito y viene al blog de cabeza, solo por lo gratificante que es poder compartirlo.
El problema con este restaurante es que no tenemos la menor idea de cómo se llama. Sabemos que es un nombre propio porque va precedido de Mr. pero como está escrito en letras chinas no sabemos cómo pronunciarlo ni cómo transcribirlo con alfabeto occidental. Así que lo llamaremos Mr. o El Restaurante sin Nombre (aunque sería más adecuado El Restaurante Del Nombre).

restaurante fondue china Olvido 46
Encontramos este restaurante el día del desfile del Año Nuevo Chino dando vueltas por Usera para comer porque entrar al Royal Cantonés era imposible. Nos acercamos porque según Google había un restaurante “chino chino” bastante viejo pero con buenas opiniones (Jardín Real) y cuando llegamos pensamos que lo habían cambiado por una tienda de muebles de diseño industrial porque su minimalismo (rollo loft, suelo de cemento pulido, una habitación construida con bloques de cemento en medio del local que hace las veces de baño) no nos cuadraba en absoluto con la típica y tópica estética de un restaurante chino. Y es que este restaurante ha sufrido una transformación total que lo ha convertido en un local que aunque es austero tiene toques kitsch que contrastan (como paredes paneladas de madera, lámparas de araña de cristalitos de colores y sillas muy amplias y cómodas para pasar mucho rato comiendo), y que lo convierten en un sitio muy agradable y acogedor.

restaurante fondue china Olvido 46
Sin duda el estar a gusto es importante porque toda su carta se basa en el concepto de la fondue china: pagas un precio fijo por una fuente de caldo que se mantiene caliente en la mesa y vas eligiendo diferentes ingredientes para ir cociendo en el caldo a tu gusto y comerlos directamente de él. El precio final depende de los ingredientes elegidos y el tiempo que pasas sentado a la mesa es mucho mayor que si te trajeran la comida lista para engullir. Slow food en estado puro. Fantástica para reuniones con familia y amigos a los que no ves desde hace tiempo y que exigen charlas largas y tranquilas.
El problema, al menos el día que nosotros fuimos, es que solo una camarera chapurrea español. De hecho al llegar nos sorprendió que en vez de ponernos pegas por ir con un bebé y un carrito lo que nos dijeron fue que sólo podían atendernos en inglés, y algunos ni eso.

Cuando vimos cómo funcionaba nos asustó un poco porque las mesas tienen unas pequeñas vitrocerámicas individuales encastradas para que cada comensal pueda mantener su fondue caliente y nos daba miedo que Momotaro pudiera quemarse. Pero en vez de encenderlas nos trajeron un infernillo portátil para los tres que se quedó en la zona de los papás y fuimos dándole trocitos según se iban cocinando (bendito baby led weaning que nos permite poder seguir comiendo a cualquier hora y en cualquier parte). Por supuesto, hubo postre lácteo materno. De hecho, nos llamó la atención que, aunque llegamos pronto y estaba casi vacío, se iba llenando de familias con niños hasta que fuimos mayoría, lo que nos dio a entender que a los niños les debe hacer bastante ilusión comer de este modo y que no somos los únicos locos que llevan a un niño (aunque el nuestro era el más pequeño) a comer a un sitio con fuego en la mesa.

detalle caldo

Al llegar la cuenta nos sorprendimos bastante porque, una vez reclamado por un par de ingredientes que no les había dado tiempo a servirnos (era año nuevo chino y aquello estaba de bote en bote por lo que se liaron un poco con las comandas) el precio fue muy inferior a lo que esperábamos: 25 euros para dos personas con refresco y cerveza, saliendo bastante llenos razón por la que no tomamos postre.  Aunque es posible que en un día normal no te rellenen el cuenco de caldo una y otra vez por el mismo precio. También hay que tener en cuenta que nos trajeron el caldo doble (normal y picante en una sola olla) por la cara advirtiéndonos que ese día lo iban a poner así a todo el mundo por el mismo precio. Es posible que fuera para no liarse, pero también es cierto que el caldo picante era asesino y no pudimos ni probarlo sino mezclado con el normal.
Al final, entre que se cocinaban los ingredientes y que se empeñaban en rellenarnos la olla tardamos dos horas en comer y salimos llenos y contentos… y uno roncando.

Restaurante chino Mr. (antiguo Jardín Real)
Calle Olvido 46 Madrid
Metro Usera (L6) o Almendrales (L3)
Relación Calidad-precio: muy buena
Apto para niños: Si
Espacio para carritos: Si
Cambiador de pañales: No

Vegaoo.es - disfraces a precios baratos baratos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.