Descansar sobre un molino

Quiero dedicarle un post a la obra de Ricardo Muñoz Bravo, un artista del reciclaje al que hemos conocido digitalmente por casualidad y que nos ha dejado una gran impresión. Sus sillas, fabricadas a base de elementos reutilizados y mucha creatividad, no tienen nada que envidiar y sí mucho que enseñar a muchas de las que aparecen en las webs de decoración.

Lo que me gusta de Internet es que le da voz a quién no la tenía. Hasta hace unos años debías ser una gran empresa o, al menos, invertir una gran cantidad de dinero para publicitarte, hacerte ver o simplemente conseguir que tu mensaje llegara a los demás. Pero ahora todo es más sencillo. Solo necesitas abrir los ojos y no marcar como spam todo lo que llega a tu buzón, para descubrir nuevos conceptos y personas interesantes. ¿A qué viene este monólogo? Hace unos días encontramos un comentario en una de nuestras entradas de Galería de Arte Urbano. Ricardo Muñoz Bravo nos invitaba a conocer su arte, hecha por completo con materiales reciclados. Lejos de borrarlo como hacen muchos blogs, que evitan dar publicidad a quien no pase por caja, olvidándose de escribir sobre lo que realmente les gusta, echamos un vistazo a sus obras.

Personalmente, me gustaron mucho sus sillas. Quizá porque las silla sea un objeto “de culto” por el que se obsesionan cada vez más los diseñadores y decoradores. Estoy harta de ver Pantones y Barcelonas en cada catálogo que intenta parecer cool. Siempre lo mismo. Quizá la importancia de la silla como obra de arte sea su utilidad primogénea, el seguir siendo una silla, servir para algo mundano, más allá que para mostrar la belleza conceptual de quién la crea, la compra o la expone.
Las sillas de Ricardo Muñoz han vivido esta utilidad en más de una ocasión. Se reciclan en sí mismas para convertirse en un objeto nuevo pero sin perder su razón de ser. Pierden su infancia de sillas de guardería y piezas de molino para vivir una vejez de obras de arte. Podrían estar en la cafetería del National Geographic relajando las posaderas a los que se gastan en un café la cantidad con la que otros se alimentan una semana. Pero están en Pueblanueva (Toledo) un lugar en el que los hierros oxidados que un día sirvieron para cultivar el alimento del ser humano hoy son reinventados para cultivar su espíritu.


Ver mapa más grande

Ricardo Muñoz Bravo
Pueblanueva, Toledo
Página web

Síguenos para acceder a contenido exclusivo

You may also like...

1 Response

  1. 6 junio, 2011

    […] El arte del reciclaje colorsandia.es/2011/06/descansar-sobre-un-molino/  por melkavesh hace 2 segundos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Alejandra López Gómez
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://colorsandia.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola