Escapada industrial II. La pequeña central.

Hace unos meses iniciamos un pequeño viaje por la arquitectura industrial de nuestro país y os prometimos continuarlo. Afortunadamente no disponemos de mucho tiempo libre y hemos dejado este cajón de sastre sin ánimo de lucro que es Colorsandía un poco aparcado, especialmente para este reportaje que requería una época más veraniega para ayudaros a planificar vuestras vacaciones. Si no recordamos mal nos habíamos quedado a mitad de camino entre León y Asturias enfilando hacia el parque nacional de Somiedo siguiendo el curso del río Sil. Una vez dentro de Somiedo nos olvidaremos, como de costumbre, de las rutas turísticas más tradicionales, de las payozas y de las los lagos (aunque, sobrando el tiempo, siempre es recomendable asegurarnos de dónde nos interesa parar) y seguimos nuestra ruta de la electricidad.

Una vez dejado atrás las amplias llanuras verdes de las tierras más altas nos adentraremos en una zona llena de desfiladeros y de altísimas paredes de piedra. Aquí las centrales eléctricas vuelven a hacer su aparición indispensable aprovechando la fuerza del agua en su caída desde las altas cumbres para mover sus generadores. Por lo escarpado del terreno y la distribución de los saltos de agua, aquí nos encontramos con unas centrales más pequeñas pero con la misma maquinaria que hemos visto en la nave de motores de Ene en Ponferrada. Para poder verlas en su máximo apogeo pararemos en una central de 1915 que se encuentra en pleno funcionamiento a la derecha de la carretera. Su nave principal al abrigo del precipicio nos ayuda a entender cómo funcionan los tubos de agua que caen sobre ella pegados a la montaña.

Además de las centrales en funcionamiento también podemos ver las que se abandonaron a su suerte en una época en la que la nos empezamos a olvidar de que el patrimonio industrial que tenemos cuenta una historia digna de escuchar. Para ello haremos noche (o noches, porque lo más seguro es que una vez allí no queráis volveros a mover) en Zentral Club. A la altura de Selviella cruzamos el río para encontrar otra central escondida entra la vegetación. Su nave de motores sigue como hace un siglo esperando pacientemente volver a tener su época de esplendor, pero en los edificios que ocupaban sus oficinas nos encontramos un grupo de apartamentos de diseño sobre estanques de peces de colores que guardan en todos y cada uno de sus rincones una pequeña escultura dedicada a la electricidad que les dio vida. Su dueño, Ismael, es un idealista que vuelca todo su esfuerzo en evitar que la central muera del todo y su creatividad en idear un estilo artístico medio modernista medio electrizante que le da un refuerzo temático a la actividad, en ocasiones demasiado cotidiana, de dejar el trabajo unos días para descansar a la orilla de un río.

Llegados a este punto tomaremos Zentral Club como base de operaciones por su ubicación estratégica entre la montaña y la playa o, lo que más nos interesa, entre la naturaleza y la civilización, para recorrer la zona buscando nuevos restos industriales y hacer más completa nuestra escapada.

Si queréis consultar disponibilidad y precios de este alojamiento los tenéis disponibles en Atrápalo.


Ver mapa más grande
Zentral Club Apartamentos Temáticos
Precio: 65-120 € (según pax y temporada)
Destaca: su arquitectura y decoración totalmente original.
Central eléctrica de Selviella 33845 Belmonte (Asturias).
Contacto: info@zentralclub.com

Síguenos para acceder a contenido exclusivo

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejandra López Gómez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1and1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.