Nuestro primer juego de mesa DIY con bloques de Lego Duplo

Hoy os voy a contar el funcionamiento de un juego de mesa que hemos inventado en casa (seguro que no somos los primeros a los que se les ha ocurrido) y que a Momotaro le gusta mucho. Creo que lo podemos considerar nuestro primer juego de mesa DIY.


Lo mejor es que no se necesita comprar nada nuevo para jugar y se puede ir ampliando la dificultad según crecen los niños. Con cualquier juego de construcción tipo Duplo con variedad de colores y formas y una base de construcción se puede jugar sin problemas. Además con el tiempo nos hemos dado cuenta de que aparte de reforzar los conceptos de colores y formas, ayuda con la fuerza, la motricidad fina y el aprendizaje del funcionamiento de los turnos… Y es una forma muy divertida de recoger.

juego de mesa DIY

Forma constructiva. Paso 2

 

Nosotros empezamos a tomar contacto con este juego de mesa DIY con una opción en la que la construcción se va desmontando, y que nos resultó más fácil de introducir en una etapa más “destructiva” (entre los 2 y 3 años). Y luego hemos inventado una forma de juego más constructiva y que exige más lógica a partir de los 3 años. En este caso nos venía bien también para guardar los bloques de forma ordenada sobre la base de construcción, dado que si los amontonábamos no cabían en la caja. De esta forma el juego de mesa queda luego montado sobre la tapa al guardar los bloques.

Forma de juego destructiva:

Paso 1

Vamos creando una construcción sobre la plataforma, mezclando colores y superponiendo bloques. Si al ponerlos nos aseguramos de que los bloques superiores pisen más de un bloque de los inferiores el juego subirá en dificultad. Pondremos la cantidad de pisos que queramos. Cuantos más pisos, más durará el juego y más probable es que el niño se canse y pierda el interés, así que recomiendo empezar con pocos. La construcción no tiene que ser estable, ni siquiera tiene que tener sentido. Podéis hacer lo que más os guste o incluso usar una ya hecha y aprovechar para guardar los bloques al deshacerla.

juego de mesa DIY

Forma destructiva. Paso 1

Paso 2

Una vez terminada la construcción. Cada jugador va eligiendo un color por turno y asignándoselo a otro. El jugador al que se lo han asignado tiene que encontrar un bloque de construcción de ese color que se pueda desmontar de la construcción (es decir, que no tenga otro bloque encima) y quitarlo. Si lo encuentra se llevará ese bloque y se lo quedará (para luego contar los puntos) o lo guardará en la caja bloques (si no queréis jugar con sistema de puntos). En nuestro caso el objetivo del juego es que todos los bloques queden guardados por lo que todos ganamos al final. Pero es posible que con niños mayores sea más dinámico sumar los bloques que cada uno ha sacado al final del juego.
Si no puede sacar ningún bloque de ese color pasará el turno al siguiente jugador.

Forma de juego constructiva:

Paso 1

Separamos los bloques con formas regulares y de una sola altura, que en su mayoría tienen un ancho de 2 pines. Solo vamos a jugar con estos. Partimos de la base de construcción vacía y ponemos al azar un bloque de cada color. Solo es importante tener en cuenta que entre ellos siempre tiene que haber un número par de botones para que no nos queden huecos y al niño le resulte más fácil encajarlos.

Paso 2

Por turno, vamos sacando un bloque nuevo al azar. Tendremos que ubicarlo en contacto lateral con otro bloque del mismo color de los que ya están enganchados en la base. Si no hay ninguno disponible (cosa bastante poco habitual hasta el final del juego) podemos pasar turno o usar algún color raro como comodín. En nuestro caso el comodín es un bloque transparente.

Paso 3

Cuando tenemos toda la superficie cubierta pasamos, si nos apetece seguir y tenemos piezas suficientes) a formar un segundo piso. En esta ocasión los bloques deben colocarse en contacto con otro del mismo color, ya sea por los laterales o la parte inferior. Si tenemos bloques de sobra podemos poner la norma de que tengan que coincidir obligatoriamente con los bloques del primer piso. De esta forma quedará en el segundo piso la misma distribución de colores que en el primero y estaremos aprendiendo a copiar patrones.

juego de mesa DIY

Forma constructiva, paso 3

Parece una tontería pero en etapas de euforia por este juego de mesa hemos tenido entretenimiento durante mucho tiempo y también es un juego relajado que les exige pensar un poco y que viene bien para última hora, cuando aún quieren seguir con actividades pero no nos interesa que estas sean muy movidas. ¿Cuál ha sido vuestro primer juego de mesa?

Síguenos para acceder a contenido exclusivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Alejandra López Gómez
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://colorsandia.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola